Detenida en Cerro Norte: “O vendía la droga o lastimaban a mi familia”

En el Juzgado Penal de 37° Turno, L.N.O.O., una vecina del Cerro Norte, una de las cinco personas detenidas durante el allanamiento de 45 viviendas de ese barrio en un operativo realizado el martes 17 de mañana, admitió que había sido amenazada por dos personas. No dijo quiénes eran. Si lo hacía temía represalias contra ella o contra su familia, lo que refleja el clima de miedo que se vive en la zona.



Sí admitió que lo que se había encontrado en su casa en ese operativo, en total 373,5 gramos de cocaína y casi 1,6 kilos de marihuana, se lo habían dado esas personas. Ante el fiscal Edgar Rodríguez y su defensora Alejandra Orellano dijo que ellos le habían dejado esa sustancia en depósito para que las vendiera. “O las vendía o lastimaban a mi familia”, expresó.

Según dijo a ECOS la fiscal bajo la que se realizó el operativo, Mónica Ferrero, esta es una realidad muchas veces denunciada en el Cerro Norte, así como en otros barrios.

Mediante un proceso abreviado, tomando en cuenta la confesión de la imputada y el hecho de que se trata de una primaria, L.N.O.O. fue condenada a un año de prisión y luego a un año y seis meses de libertad vigilada por el delito de depósito de estupefacientes. En este último período deberá tener un domicilio fijo donde pueda ser supervisada, presentarse una vez a la semana en la seccional policial más próxima y tener un trabajo reconocido.

De lo incautado en su casa, las sustancias tóxicas fueron destruidas y el dinero (46.571 pesos y un dólar) confiscado y puesto a disposición de la Junta Nacional de Drogas.



A otro de los detenidos, un hombre de iniciales G.K.D.B., se le incautó en su casa 86,1 gramos de marihuana, dos celulares y 13.579 pesos. Ante la sede fiscal, dijo que la sustancia era para su consumo personal y que el dinero era fruto de su trabajo como electricista.

La Fiscalía no le creyó y el detenido terminó admitiendo que mentía. Se le imputó tenencia de estupefacientes. Como en el caso anterior, se optó por un proceso abreviado, por lo que el implicado deberá concurrir una hora a la semana a la seccional más próxima. Se destruyó la marihuana, se le devolvió el dinero y lo mismo pasará con los celulares, una vez estos sean periciados, los que se creen arrojarán más información sobre el caso.




Los otros tres detenidos en el operativo Mirador V fueron dejados en libertad, al no detectarse pruebas en su contra. En otras incautaciones realizadas no se encontró a nadie en los domicilios, indicó Ferrero.

Fuente: Ecos Uy

Comenta

Recomendado.