Desechamos más de 100.000 millones de productos de higiene menstrual femenina al año

Higiene Menstrual
https://pixabay.com/es/photos/tira-higi%C3%A9nico-mujer-3655836/

Medio Ambiente

La contaminación ambiental es un grave problema que ha generado que todas las industrias sean cuestionadas por los procedimientos, químicos y demás materiales que emplean para la fabricación de sus productos. En los últimos años, el sector de los productos de higiene menstrual ha sido uno de los más criticados por los perjuicios que causa en el medio ambiente cuando estos son desechados.

Según estudios de INTIMINA, anualmente pueden llegar a desecharse más de 100 mil millones de productos de higiene menstrual, donde se resaltan los tampones y las compresas. La compañía precisa que, si bien los productos menstruales han ido perfeccionándose progresivamente para beneficio de las mujeres, también se ha detectado que su utilización y desecho generan daños contra el medioambiente.

En efecto, según lo manifestado por INTIMINA, los tampones están fabricados con algodón rayón o blanqueado y contienen fragancias, fibras, pesticidas y dioxinas (compuestos químicos que surgen por los procesos de combustión con cloro). Estos químicos, además de ser perjudiciales para la salud íntima, son los causantes de que los tampones se biodegraden en seis meses o más. Y se subraya que, si los tampones poseen aplicador, el proceso de biodegradación total demoraría cientos de años.

Asimismo, se informa que las compresas, hechas básicamente de plástico, pueden tardar más de 300 años en biodegradarse totalmente. Estas superarían el ciclo de biodegradación de otros objetos como las latas de refrescos, las cuales tardan aproximadamente 200 años en desaparecer del planeta.

Alternativa sostenible para la higiene menstrual

Por las razones expuestas, es que lugares como Ciudad de México han prohibido legalmente los productos de plástico de un solo uso, disminuyendo la compraventa de productos de higiene menstrual. Las reacciones de la población femenina mexicana contra estas normas han sido de rotundo rechazo, pues afirma que se le está privando de productos esenciales. Antes esta compleja problemática, se presenta como alternativa sostenible el uso de las copas menstruales, que pueden reutilizarse por más de 10 años y carecen de elementos tóxicos como el látex, según propone la web ReviewBox.

Aquello coincide con las investigaciones de INTIMINA, donde se expone que el uso de copas menstruales parece ser la solución para la contaminación medioambiental causada por el desecho de tampones y compresas. Además, beneficiaría a la salud íntima de las mujeres, dado que, al usualmente estar fabricadas con silicona médica hipoalergénica, no afectan a los genitales femeninos. Finalmente, se calcula que, por ser un producto reutilizable, coadyuva al ahorro en productos de higiene menstrual en un promedio del 75 % del gasto total por periodo.

“La copa menstrual es un innovador método de protección que se presenta como la alternativa ideal a los productos convencionales. Con su uso podemos contribuir al consumo responsable, a reducir la huella ecológica y a cuidar nuestro planeta”, recalcan los portavoces de la compañía INTIMINA.

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo 4165 Articles
Software Developer