Desarrollo Social: ¿Cambiamos el rumbo?

Desarrollo Social

Por Facundo Olivera Ordeig

Facundo Olivera Ordeig
Tec. en Gestión Turística y Hotelera. Dirigente de @CimarronesPN. Lista 66. Congesal Nacional (s) por la Juventud del Partido Nacional. Síguelo en Twitter

El Ministerio de Desarrollo Social es fundamental al momento de trabajar políticas que busquen, a futuro, el bienestar social, pero para conseguirlo se debe dejar de lado al populismo para involucrarse en el desarrollo humano y económico. 




Si bien ocuparse de proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad es un trabajo que siempre debe estar presente, no se puede mezclar con los intereses político partidarios, esto perpetúa la vulnerabilidad por la razón más simple, les es útil, los menos privilegiados dependen del Frente Amplio porque se les ha engañado para hacerles creer que cualquier otra opción política les quitará aquello que les dieron, se aprovechan de las clases más débiles para mantenerse en el poder.

La inclusión social es necesaria para asegurar la convivencia entre orientales y para esto la prioridad es crear políticas que busquen el crecimiento personal de aquellos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad, de continuar el modelo actual, la brecha se incrementará, unos se hartarán de los otros, esto puede ser comprensible, pero no es justo, imaginemos que la inclusión se basa en el desarrollo del intelecto, de la cultura, de la moral, de los derechos y obligaciones que tenemos como ciudadanos. ¿No será mejor opción? El modelo actual no solo conseguirá aumentar la discriminación sino que puede llegar a crear conflictos más serios como son los denominados crímenes de odio, y me pregunto ¿no será que la inclusión social se logrará cuando en vez de beneficios se otorguen oportunidades?

La cultura del trabajo es algo que no debe dejarse de lado, miles de familias reciben un subsidio de este Ministerio, pero nada se pide a cambio, lo que conseguirá que tanto sus hijos como sus nietos deban recurrir a lo mismo porque se acostumbraron a ello y no tuvieron la chance de salir de este ambiente, en países desarrollados es requisito para recibir el subsidio la realización de tareas comunitarias, en otros, la persona es subvencionada por un determinado período de tiempo para que pueda, con colaboración del Estado, encontrar un empleo, es excelente, y no esta de más aclarar que si se rechazan tres oportunidades laborales, se deja de pagar para darle el dinero a quien si desee progresar.



¿Por qué no implementar este sistema? Crear oportunidades es necesario, regalar dinero que puede destinarse a por ejemplo, la creación de refugios para indigentes, la creación de refugios para víctimas de violencia doméstica de ambos sexos, o en programas serios de rehabilitación a adictos, es un pecado que no puede ser permitido por ningún ciudadano que con esfuerzo paga los altísimos impuestos que el Ministerio de Economía y Finanzas ha fijado

El Gobierno Nacional necesita dejar de lado la política partidaria para poder centrarse en las personas pero sobre todo necesita entender lo que en su momento el Último Gran Caudillo nacionalista expresó.

“Si nosotros no somos capaces de asegurarle una vida digna y decorosa a tres millones de orientales, lo dije una vez y lo repito hoy, somos unos criminales”

Wilson Ferreira Aldunate


Tec. Facundo Olivera Ordeig

SU Noticias



Comenta