Denuncia falsa a director de escuela para encubrir violencia doméstica

escuela pública uruguay

El director de la escuela N°37 de Piriápolis será reintegrado a su cargo luego de haber sido investigado por un presunto caso de agresión a una alumna y su madre. La Justicia y las autoridades de Primaria pudieron comprobar que la denuncia era falsa y que se buscaba encubrir un caso de violencia doméstica.

Luego de una resolución del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), este lunes el docente volverá a estar al frente de la escuela pública de Pueblo Obrero, en Piriápolis. Así lo informó a ECOS el consejero Pablo Caggiani.

El 14 de junio, en la comisaría de Piriápolis una mujer presentó una denuncia señalando que ella y su hija habían sido agredidas físicamente por el director de la escuela a las que asisten sus tres niñas.

En su declaración, la supuesta víctima dijo que, como suele hacerlo habitualmente, a las 12:30 horas de ese día fue a buscar a sus hijas al comedor escolar. Dos de ellas salieron en hora, pero una se demoró unos minutos. Según su relato, cuando la vio la menor se puso a llorar y le contó que el director la había golpeado.

“Ese día hicieron un guiso con arvejas y a mi hija no le gusta nada que sea verde, por eso no las comió. Ese fue el motivo por el cual el director la echó y la golpeó”, expresó en aquel momento la madre en diálogo con el semanario La Prensa. “Le corrí el pelo a mi hija y noté que tenía cuatro dedos marcados”, continuó relatando.

Siempre según la versión la de mujer, inmediatamente fue a pedir explicaciones por lo sucedido y contó que fue echada a los empujones.

Manifestó que producto de ese forcejeo sufrió la fractura de un dedo de la mano. La niña fue trasladada al hospital local para ser examinada, al no haber un médico forense en la ciudad la consulta se demoró unos días. Cuando fue atendida por un profesional no presentaba ningún indicio de haber sido golpeada.

Por su parte, el docente en todo momento negó la acusación.

Ante esta situación, la Justicia y Primaria resolvieron comenzar a investigar lo sucedido. La primera medida de las autoridades de la educación fue separar del cargo a docente mientras se investigaba lo sucedido y pasó a cumplir tareas administrativas en la Inspección de Maldonado.

Las autoridades comenzaron a interrogar a testigos y ninguno de los relatos coincidió con lo expresado por la mujer. En ese sentido, la Comisión de Fomento de la escuela emitió una carta pública en el que expresó: “Queremos comunicar que el señor director es víctima de calumnias e injurias por una denuncia falsa sobre un hecho que se tergiversó y la exposición mediática que todo esto desató”.

En el texto firmado por decenas de personas, se mencionó que la cocinera y dos madres que colaboran en el comedor informaron que los hechos no sucedieron como fueron denunciados. “El maestro director nunca se levantó de su asiento, nunca tuvo contacto físico ni con la niña ni con la madre. Por lo tanto, los supuestos golpes nunca existieron”.

Eso fue lo que declararon los testigos a los investigadores policiales y a las autoridades del CEIP. Según Caggiani, esto fue fundamental para descubrir lo que en realidad estaba sucediendo.

La resolución del CEIP a la que pudo acceder ECOS indica que la investigación de la División Jurídica del consejo concluyó que la denuncia presentada involucró “injusta y falsamente” al docente para encubrir un caso de violencia doméstica.

“Se vislumbra una situación familiar compleja de violencia doméstica, pudiendo decir que se trataría de un contexto familiar peculiar”, dice la resolución. Ante ello, la Justicia resolvió someter a la mujer a un tratamiento psicológico y continuar investigando.


Estudiantes de facultad de Medicina se manifiestan por el homicidio de un compañero


Fuente: Ecos UY

Comenta