De la propaganda como gestión gubernamental

Tabaré Vázquez

Por Facundo Olivera Ordeig

Facundo Olivera Ordeig
Tec. en Gestión Turística y Hotelera. Dirigente de @CimarronesPN. Lista 66. Congesal Nacional (s) por la Juventud del Partido Nacional. Síguelo en Twitter

El Frente Amplio se encuentra en una suerte de jaque debido a los logros obtenidos en los gobiernos de los presidentes Vázquez y Mujica, entre ellos vale destacar a la inseguridad, al desempleo, a la corrupción o al nepotismo pues en estas áreas es donde parecen haber dado todo de sí para conseguirlo, puedo comprender la necesidad de conseguir la simpatía de aquellos individuos que consideran menos inteligentes para permanecer en el poder, o lo más lógico, que al momento de perder, no sean tantos los “compañeros” que se queden sin una dirección, un cargo o una banca ya que se acostumbraron a estar en donde están, pero sin importar los estudios o la cultura que se tenga, cada ciudadano puede ver a simple vista que durante once años han anunciado medidas para distintas problemáticas las cuales no se concretan, o de hacerlo, sale el tiro por la culata, dejando un tendal de palabras junto a pocas obras reales de las cuales poder jactarse.

 

Puedo decir con la conciencia tranquila que Presidencia de la República ha demostrado gracias a la constante emisión de sus spots que, en lo referido a la publicidad, se encuentran cercanos al pensamiento profesional del Ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels, con el detalle de que aunque en líneas generales siguen sus principios, se han olvidado que en palabras de la macabra figura “el pueblo es más inteligente de lo que se cree”, haciendo que los spots emitidos no sean más que una burla adaptada al caso más grave de analfabetismo político que pueda encontrarse en nuestra sociedad, haciendo honor a los principios profesionales del nacionalsocialista antes mencionado, pero la gestión gubernamental no puede basarse en la propaganda, o al menos no en la que carece de contenido real, un gobierno debe ser medido únicamente por lo que podemos apreciar que ha hecho sin la necesidad de que nos lo cuenten, pues si la obra no puede verse, la obra no existe.

Un ejemplo de buena gestión es el Gobierno Departamental que cuando cierra el período deja sus cuentas a cero, pues con los recursos que se les ha destinado han hecho, en el mejor de los casos, lo correcto, sin endeudarse o sin generar superávit, lo que para el ciudadano de a pie tiene como costo el aumento desmesurado de las tarifas y/o la mísera o nula inversión en obras públicas.

 

Vale aclarar que la inversión no siempre es garantía de una buena gestión, pues el malgasto, aunque por lo general trae consigo el endeudamiento, puede verse en las obras que son innecesarias o en las licitaciones dadas, “por casualidad”  a “los amigos”, como parece haber sucedido con las cámaras del Ministerio del Interior.

 

¿Te parece que los spots reflejan el gobierno del Frente Amplio?

 

¿Te parece que han hecho una buena gestión? Si eres aquel o aquella que representa a la excepción, déjame preguntarte ¿por qué?.

 

 

Tec. Facundo O. Ordeig

Comenta
Loading...