De frente a la crisis

Policía Uruguay

Por Facundo Olivera Ordeig

Facundo Ordeig 150x150 - De frente a la crisis
Tec. en Gestión Turística y Hotelera. Dirigente de @CimarronesPN. Lista 66. Congesal Nacional (s) por la Juventud del Partido Nacional. Síguelo en Twitter

Es momento de admitir que nos encontramos en una crisis que no puede ser solucionada por los jerarcas pues en gran parte es su responsabilidad, el ciudadano común es quien debe tomar las riendas para que nuestro país se pueda encaminar.




La seguridad ciudadana se ha transformado en la principal causa por la que nos manifestamos, exigimos justicia por quienes se han quedado sin voz, exigimos medidas que busquen que nuestros familiares, amigos, parejas o vecinos puedan caminar libremente por las calles sin ser agredidos o asesinados, la respuesta del Estado ha sido admitir su responsabilidad mediante excusas que no deben ser toleradas, pues mientras no asumen el costo político de lo que han hecho, en la mitad del año nos encontramos con doscientos veintisiete homicidios, con el aumento de casos de abuso sexua a menores, con el aumento de las rapiñas, con el tráfico de drogas invadiendo cada rincón de nuestro país. De igual forma, contamos con informes que aseguran que gran parte de los sicarios son menores de edad, o en los que se comparan nuestras ineficientes medidas contra la trata de personas con las de países como Ruanda o Etiopía, y aunque te invito a que después de leer la propuesta de Vivir Sin Miedo, adhieras con tu firma, la seguridad ciudadana es el primer pilar de la crisis a la que el Frente Amplio nos ha conducido, aún nos queda hablar del desempleo, de la educación, de la carga impositiva, entre otras.

Antes de continuar es necesario decir que la segregación social es la estrategia con la que el partido de gobierno junto a sus seguidores dentro del PIT CNT han optado no solo para llegar al poder, sino para mantenerse en el, por lo que es deber de cada oriental el desestimar cada insulto o cada bravuconada que desde ellos puedan surgir para que de esta forma sea la unidad de la voluntad popular quien les haga reaccionar, aunque para ello sea necesario esperar a la Elección Nacional de 2019, pues esta será la verdadera oportunidad de cambiar el rumbo, no solo de nuestro país, sino de nuestro futuro colectivo e individual del cual, ahora, muchos temen, por lo que optan por emigrar.

El Estado debe asegurar la prosperidad de la nación, pero no se puede hablar de prosperidad en un país en el que la tasa de desempleo juvenil, según la información recogida por DatosMacro, se encuentra en el 25.9%, lo que significa que poco más de la cuarta parte de nuestros jóvenes, entre los que me incluyo, no puede acceder a un empleo, pero al comparar con otros países deja de ser una situación alarmante para convertirse en una situación crítica debido a que nuestra tasa de desempleo juvenil supera por casi nueve puntos a la existente en la EuroZona, y para quien no sepa, la misma se encuentra integrada por diecinueve países, debido a esto, considero innecesario continuar la argumentación e iré al grano, aunque el INEFOP se encuentre financiando la Ley de Empleo Juvenil o mientras el Ministro Murro anuncia medidas para evitar el deterioro del mercado laboral, los puestos se siguen perdiendo debido a una política económica que toma a las empresas como el enemigo, obligándoles a despedir a parte de su personal o a contratar inmigrantes que se encontrarán dispuestos a trabajar por un salario menor o en peores condiciones para que así se pueda mantener la rentabilidad. No está de más aclarar que no puedo culpar al empresario por la decisión, puedo entender que busque lo mejor para el, para su familia, para su negocio, pero las empresas seguirán cerrando o despidiendo su personal hasta que se comprenda que si no se protegen los capitales, quienes más sufren son los de abajo.



La educación es la piedra angular que determina en qué clase de sociedad viviremos en un futuro cercano pues los siguientes líderes serán aquellos que actualmente se encuentran en secundaria e incluso, tal vez, en primaria, por lo que debemos pensar en qué clase de líderes estaremos generando con la calidad de la educación pública de nuestro tiempo, porque aunque existen las excepciones, el hecho de ser gobernado por un estudiante de la era de la izquierda me genera gran incertidumbre.
De acuerdo a nuestra Constitución la educación es laica, pero nuestros gobernantes han demostrado no estar de acuerdo, se ha aprovechado la educación secundaria para plantear las cuestiones sociales de la agenda política a través de profesores o de estudiantes agremiados, como sucedió con la simulación de un delito de secuestro en el IAVA porque se buscaba la “concientización” sobre la dictadura cívico militar, obteniendo así instituciones propagandísticas que, su segundo cometido, es la educación, degradando la calidad de la misma y perjudicando directamente a cientos de miles de adolescentes, lo que si a este asunto se le agregan planes de estudio obsoletos para nuestros tiempos junto a que la administración no exige a los profesores como sí se hace en centros privados, no es de extrañar que la deserción siga siendo una de las principales problemáticas junto a elevados niveles en la repetición, que han tratado de eliminar, lo que resulta ilógico pues si no se adquieren los conocimientos no se puede continuar.

De mirar cada problemática por separado nos encontramos con una mala gestión, pero debemos pensar que es un conjunto pues así es como se manifiesta en la realidad, vulnerando nuestros principales derechos como lo son el ejercicio de una profesión digna, el adquirir una buena educación y ser protegidos en el goce de nuestras vidas. Nos encontramos en crisis, pero me gustaría preguntarte lo siguiente.

¿Si incluimos el abuso de funciones o la corrupción?
¿Si incluimos el aumento de nuestra deuda externa?
¿Si incluimos el pésimo manejo de los fondos destinados a desarrollo social?
¿Si incluimos que el poder no radica en el Sr. Presidente sino que se encuentra en un sector de su Partido?

¿Tenemos una crisis? Sí, la tenemos, pero tu voluntad puede hacer que cambie, solo necesitamos mantenernos unidos.

Tec. Facundo Olivera Ordeig

SU Noticias



Comenta

Recomendado.