Dan de baja al equipo que dirige cárcel de Cañitas por graves denuncias

Luego de que un funcionario policiale efectuaran la denuncia correspondiente sobre situaciones y hechos irregulares en la cárcel de Cañitas el INR resolvió dar de baja al Comando de dicha unidad.

Según informa Agesor, los afectados son la Lic. Andrea Carrocio, que desde hace tiempo se encontraría con certificación médica, y el Sub Director que estaba a cargo de la cárcel el Cura, Gonzalo Soria, pero también incluye a quienes estaban a cargo del área administrativa y jurídica y por supuesto a dos funcionarios policiales que están denunciados penalmente y eran mano derecha del Cura.

La última denuncia contra el Comando de Cañitas, la que determinó la separación del cargo del mismo, fue efectuada por el Cabo de inicales P.M.B.E, quien en compañía de la abogada del sindicato policial Flavia Nardone, ante la Fiscalía de Fray Bentos por ámenazas contra su integridad y la de su familia»

La denuncia indica que «Soria le quiso hacer firmar una declaración como testigo contra un policía, por unos hechos que no ocurrieron. Hace poco entró un PPL hermano de ese policía, en un momento está desacatado, el declarante fue con ese policía, como estaba tirando cosas, el policía se retiró y el declarante lo calma, esposa y lleva a enfermería, fue todo lo que sucedió».

Luego de ello «lo llevaron al hospital, volvió, todo tranquilo, a los dos o tres días, Soria se le arrima a la guardia cuando estaba solo, diciéndole que iban a presentar una denuncia con el policía por abuso de funciones y agresión contra el PPL que era el hermano de ese policía, pidiéndole que saliera de testigo en contra del policía, como él había estado allí, a lo que se negó, porque había estado presente y no había pasado nada».

Allí, según relató en la denuncia el Cabo P.B. el Cura Soria le dice «mirá que esto es fácil, yo levanto el tubo y vos mañana estás en el Comcar o en el Pena, y vos tenés familia. Yo conozco gente y vos tenés familia».

Ante ello, el Cabo siguió negándose a firmar la declaración que pretendía Soria detalla desde su portal Agesor, «allí Soria se retira de la Unidad, como a los dos o tres días estaba en el BROU haciendo cola, lo ve a Soria salir del Banco, se le arrima lo saluda y le dice: «no te olvides lo que hablamos y que lo pensara», haciendo además con el celular, como recordando que él hacía una llamada y lo perjudicaba. Ante ello se sintió mal al punto de tener que ir al Sanatorio.

Lo vio la Dra. Guerrero, lo certificó por 15 días y le dio pase a la Siquiatra que le recetó medicación para tranquilizarlo, lo que llevó a que le retiraran el arma y el perjuicio económico que ello implica, por no poder trabajar».

El Cabo P.B. agrega en la denuncia que «ya había tenido amenazas de parte Soria desde el 2015, allí hubo una denuncia por unos supuestos hechos entre el encargado de la guardia de ese momento y una visita femenina de un PPL, el declarante no había visto nada porque estaba en una habitación contigua que se usa como revosría, en las declaraciones tanto en Juzgado como en la Unidad, expuso lo que el policía le contó que no lo vio, aclarando esa circunstancia. Pero después en la Unidad pretendía Soria que firmara otra acta que ya estaba armada, donde implicaba a ese policía denunciado agregando otros hechos irregulares, que el declarante nunca los había visto, a lo que se negó a firmar. Allí fue cuando comenzó con las amenazas
similares a las actuales, que en su momento no le prestó mucha atención, pero ahora sí anda con miedo».

Finalmente, mientras continúan las actuaciones en Fiscalía y en el Juzgado de Fray Bentos, el INR resolvió aprobar un proyecto donde el equipo director de la Unidad 24 se hará cargo de Cañitas como si fuera una chacra o extensión de la misma.

Comenta