Cuarentena total sería la reedición del “Default” que impulsaba Tabaré, cuando nos comía la crisis del 2002

Frente Amplio

El Frente Amplio, a través de todos los operadores útiles (útiles en operar), que abarca desde los políticos profesionales hasta los bobos necesarios, pasando por aquellos que se quedaron sin un sueldo del estado, se ha dedicado a repetir machaconamente dos conceptos en estos días: No ajustar las tarifas e Imponer una Cuarentena total. La insistencia por parte de la izquierda es electoralmente entendible, y moralmente reprobable.

Sería la reedición del “Default” que impulsaba Tabaré, cuando nos comía la crisis del 2002. La misma irresponsabilidad, los mismos intereses. Con el “no ajuste” de tarifas, se muestra a si mismo como un partido sensible. Si el gobierno lo hace será “gracias a ellos”, y si luego esto provoca que las empresas públicas se desmoronen, será otra cosa que le achacaran al gobierno. Si el gobierno no lo hace, ellos son los buenos y el gobierno los malos. Negocio redondo.

Con la “cuarentena total”, algo similar. Si el gobierno lo hace, dirán que es gracias a ellos. Si el gobierno no lo hace, los acusaran por cada muerto que aparezca. Recordemos que ya hicieron campaña con los “suicidios del 2002”, no tienen pudor en convertir cadáveres a votos. Y si el gobierno lo hace, podrán capitalizar el mayor hundimiento de la economía, producto de la cuarentena total y obligatoria, que asfixiaría aun más los números.

¿De qué forma se derrumba el “negocio de la izquierda” basado en la desgracia personal y económica? Para mí es “sencillo”, invitando a la gente a que piense. Que razone la particularidad y dramatismo del momento, y que las consecuencias no son solo a corto plazo, sino a mediano y largo. Y por sobre todas las cosas, que las medidas no son buenas o malas por las intenciones, sino por sus resultados, no solo aquellos que vemos a ahora y después, sino aquellos que evitamos y no suceden.

Fijense el caso del ajuste de las empresas públicas. Estamos hablando de un 10% sobre lo que ya pagan las familias. Restar ese ingreso a las EEPP provocará pérdidas en estas que deberá ser solventadas con prestamos e impuestos futuros, ambos que luego pagarán estas mismas personas. Prestamos que ante la situación de emergencia actual, deberían destinarse en ayudar puntualmente a quienes más lo necesitan hoy, algo que no sucede congelando las tarifas.

¿Ayudar a los más sumergidos? Primero, recordemos que en nuestro país hay más de 60.000 familias humildes colgadas a UTE, a ellas no les afectará. Pensemos también que la gente con menos recursos consume menos, mucho menos, por lo tanto quienes más se verán beneficiados con el “no ajuste” son los que consumen más, que justamente no son los sumergidos. Está claro que lo que propone el FA es una medida de impacto electoral, demagógica, que está lejos de atender un problema real del uruguayo, el cual se enfrenta a quedarse sin empleo, y en nada lo mejoraría no pagar un 10% mas de ose.

De hecho, calculá vos mismo el costo de ese 10%, y comparalo con los problemas que se te vienen, a ver si te soluciona algo.

La calidad moral del Frente Amplio se puede ver claramente en el documento que ayer presentaron con un listado “hermoso” de propuestas, todas ellas con un enorme costo que no fueron capaces de medir, ya que no dice cuanto sale cada una, y mucho menos fueron capaces de decir como se financia, porque en el fondo, siempre hicieron de cuenta que el dinero es extraído de un maná inagotable, y mucha gente les cree.

Fuente: Lic. Saka

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo Tedesco 4141 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager