Cómplices de un robo de más de un millón de pesos van a prisión domiciliaria nocturna

Poder Judicial Uruguay

La Justicia de Flores condenó a dos hombres que participaron en el asalto al banco de Scotiabank de Flores en el que fueron robados $ 500 mil y US$ 28 mil (lo que suma más de un millón de pesos), pero ninguno de los dos irá a prisión, según divulgó Informativo Sarandí y confirmó El Observador.

Fueron acusados por cometer un delito de rapiña especialmente agravada en calidad de cómplices, pero la fiscal del caso, Gabriela Rusiñol, pactó con la defensa de los delincuentes que el proceso se resuelva en juicio abreviado, una de las figuras que permite el nuevo Código del Proceso Penal.

Eso significa que todo el juicio pueda definirse en una sola audiencia, en la que el fiscal acepta que se reduzca la pena del imputado –puede hacerlo hasta un tercio de la condena total–, así como otros beneficios punitivos, siempre y cuando el delincuente admita su responsabilidad en los hechos.

De este modo, la Fiscalía gana en tiempo y recursos, y el acusado en las condiciones de la pena. En esta oportunidad, durante un año y ocho meses los dos delincuentes cumplirán su condena bajo régimen de “libertad vigilada intensiva”, que implica que deberán permanecer en sus casas desde las 23 hasta las siete de la mañana del día siguiente. Además, tendrán que probar que tienen un empleo fijo ante la Oficina de Supervisión de la Libertad Asistida, y presentarse todas las semanas a la seccional policial más próxima.

Rusiñol dijo a El Observador que en el acuerdo tuvo en cuenta que se trataba de dos jóvenes menores de 21 años, sin antecedentes penales, y que “no fueron participantes principales” en el asalto que sorprendió a Flores el 18 de abril.

Ese día entraron a la sucursal de la institución tres hombres armados, uno de ellos con cara descubierta y otro con los rasgos de su cara desfigurados: usaba lentes y nariz artificial.

Los dos acusados fueron capturados a los pocos días y formalizados el 20 y 25 de abril, pero en ambos casos la Justicia desestimó el pedido de Rusiñol de que se aplicara para los dos un régimen de prisión preventiva mientras preparaba la acusación.

Los jóvenes aguardaron el desenlace de la investigación en prisión domiciliaria, pero uno de ellos la incumplió y terminó esperando hasta este jueves en prisión preventiva. La responsabilidad en el delito, y que confesaron para llegar al acuerdo con la fiscal, fue la de alquilar y trasladar el auto que luego usaron los asaltantes.

Los otros tres que entraron al banco y que completan la banda de cinco delincuentes continúan prófugos de la Justicia. “Hasta ahora no los hemos podido identificar, pero seguimos investigando”, dijo Rusiñol.


Bebé de tres meses tenía dos costillas fracturadas, la madre deberá realizar tratamiento psicológico


Fuente: El Observador

 

Comenta
Loading...