¿Cómo se vive en Madrid la pandemia del covid-19?

Fuerzas Militares de Seguridad
Mapa de los 9 países con Fuerzas militares en función de seguridad pública. España, Francia, Portugal, Italia, Holanda, Rumania, Turquía, Polonia, Lituania

Lo que es más desconcertante es el silencio que cubre toda la ciudad de Madrid, puesto que, por naturaleza, se considera una de las zonas más estruendosas.

Las calles cada vez están más vacías; los coches están frecuentando menos; el número de persona se ha vista radicalmente reducido en la última semana y muchas otras que se atreven a salir bajo, lo hace con la mayor cautela: usando mascarillas.

La principales necesidades que se atreven a satisfacer en Madrid es la compra de medicamentos y alimentos: los restaurante se vieron profundamente afectados debido a la reducción de los comensales y los bares están literalmente vacíos.

Las pocas conversaciones que se presencia en Madrid giran entorno a un único tema: el covid-19. Mientras que el resto de los ruidos, provienen delos televisores de casa y locales posicionados en los canales informativos con el propósito de seguir las últimas noticias.

Desde la primera muerte que se notificó en España, el cuarto día de marzo, se ha convertido con uno de los principales puntos que más a afectado el brote de coronavirus. En menos de un par de semanas, después de su primera víctima mortal, se confirmaron más de 3000 casos y 80 fallecidos.

Esta escena comenzó cuando la Comunidad de Madrid anunció el cierre, a partir del miércoles de todos los colegios, universidades y guarderías para evitar que el brote se siguiera expandiendo.

Sin embargo, hasta que Predo Sánches, el presidente del gobierno, declaró delante de la prensa que se encontraban en una “emergencia sanitaria” y que las próxima semana podría ser difíciles para todos los civiles, garantizando que harán “todo lo que sea necesario para detener la expansión” de la actual pandemia, muchas personas comenzaron a realizar compras compulsivas de alimentos para el hogar, en consecuencia, las calles quedaron vacías.

Los besos y abrazos son menos frecuentes entre la población: intentan mantener cierta distancia con el fin de no contagiarse, y los padres mantiene a los niños encerrados en la casa; pocos son aquellos que se atreven a dejarlos con sus parientes más cercanos.

Por otro lado, se están tomando las medidas necesarias para evitar el conglomerado de niños en las zonas de entretenimiento como columpios y parques.

Muchas industrias, como el transporte, se han visto obligadas a desinfectar diariamente sus vehículos. Además de ajustar sus puertas para que se abran y cierren de forma automática, evitando que las personas puedan infectarlas o contagiarse.

Mientras los reyes cancelaron las actividades que tenían en sus agendas, el parlamento cedió ante el pánico por coronavirus y cuantiosas empresas aceptaron que sus empleados comenzaran a trabajar desde casa.

Los partidos de la Liga de Fútbol también se vieron afectados, así como la fiesta tradicional de Valencia: Las Fallas; los mercados callejeros fueron clausulados; y los juzgados deMadrid solo funcionarán para los casos de mayor urgencia.

Los adolescentes no soportan estar en cuarentena, cansados de estar “reclusos” en sus hogares, exigen mayor libertad. Los padres hacen lo posible para explicar, de forma constante, por qué se debería acatar las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

En un principio, muchas personas consideran que las medidas que tomó el gobierno español son demasiado exageradas: “nosotros no estamos igual que Italia”, repiten los civiles afectados.

Muchas padres no tenían reparos con dejar a sus hijos, tras el cierre de los colegios, con sus abuelos. Sabiendo que los adultos mayores son uno de los principales grupos de riesgos del covid-19. Otros casos, era frecuente observar a los adolescentes festejando en las calle como si tuviera “vacaciones”.

Sin embargo, con la notificación de que varios parlamentarios, entre los cuales se incluye Irene Montero, ministra de Igualdad, y uno de los jugadores el Real Madrid más reconocido, habían dado positivo en la prueba para diagnosticar el coronavirus, las personas comenzaron a tener mayor conciencia.

En la actualidad, el mayor porcentaje de museos, tiendas y teatros, están clausurados. A excepción de las farmacias y tiendas de alimentos.

Las autoridades sanitaria señalan que no pueden salir de sus hogares si no es estrictamente necesario: lo que sugiere cancelar los viajes que tenía planeados.

Comenta