Ciencias Sociales evalúa usar a los indigentes que se apoderaron de sus instalaciones para trabajos prácticos

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Diego Piñeiro, dijo que las autoridades del centro educativo «están trabajando» para encontrar una solución a los entre 70 y 90 indigentes que utilizan las instalaciones de la facultad para recreación o uso personal. Asimismo, aseguró que se evalúa la posibilidad de utilizar esa problemática social como objeto de estudio para los trabajos prácticos de algunos estudiantes.



En entrevista con el programa radial En Perspectiva, Piñeiro afirmó que el rol que asume la institución al acoger a personas en situación de calle que pasan allí parte de las horas del día –algo que se incrementó en los últimos dos meses y medio– es en verdad «una función que le corresponde a la sociedad toda», y que la facultad es en ese sentido responsable de la situación.

«Nosotros pensamos que estas personas que tienen este nivel de inclusión merecen una respuesta por parte de la sociedad. Todos somos responsables de lo que está pasando y queremos aportar una solución a esto», afirmó.

Según informó Búsqueda este jueves, la facultad que funciona en el edificio ubicado en Constituyente y Martínez Trueba recibe a diario a personas en situación de calle que, si bien algunos de ellos utilizan el espacio para conectarse a internet con el propósito de estudiar o buscar trabajo, otros se han dormido alcoholizados y han hecho sus necesidades dentro de uno de los salones.



«Tenemos que hacer lo mismo que enseñamos», dijo Piñeiro, pero agregó que no quiere decir con eso que la Facultad de Ciencias Sociales deba reemplazar la labor del Ministerio de Desarrollo Social (Mides). «Tenemos que hacer un proceso de disuasión y derivación responsable. O sea, tenemos que empezar a tener dispositivos que disminuyan la cantidad de gente que ingresa a la facultad en situación de calle».

Con ese propósito, ya mantuvieron reuniones con autoridades del Mides y con representantes de ONG que se dedican al tema, y seguirán estableciendo ámbitos de intercambio para buscar alternativas a esta población, explicó.