Chofer de ómnibus de Turil inventó la situación, que involucraba a la pareja de su amante

El hecho que tuvo en vilo a la terminal de Tres Cruces este martes a la mañana tuvo un giro inesperado cuando se supo que estaba basado en premisas falsas. Pero el hecho se vuelve más curioso aun con las últimas investigaciones de la Policía.

Según informó el Ministerio del Interior, cerca de las 8:00 el sistema de emergencias 911 recibió una llamada de un chofer de ómnibus alertando que dentro de su vehículo se encontraba un hombre armado al cual había encerrado, por lo que inmediatamente se enviaron móviles policiales al lugar.

Mientras se especulaba sobre la existencia de dos personas retenidas en el coche (según algunas versiones había una mujer), un negociador de la Guardia Republicana se dirigió al supuesto delincuente que se encontraba dentro del coche, junto a la ayuda de efectivos. Luego de transcurrido un tiempo, al no recibir respuesta, lograron inspeccionar el ómnibus en su totalidad y no ubicaron a persona alguna dentro.

Tras todo esto, el chofer del ómnibus fue derivado a declarar y la Policía analizó las cámaras de videovigilancia.

Según supo Montevideo Portal en base a fuentes policiales, la investigación reveló que dentro del ómnibus no había persona alguna además del chofer que denunció la situación.

Tras analizar las imágenes de las cámaras de videovigilancia de Tres Cruces no se observó a ninguna persona en el ómnibus.

Sin embargo, el conductor declaró ante la Policía que quien arribó armado al vehículo era la pareja formal de su amante.

Todo indica que esta situación fue falsa, por lo que puede presumirse que el chofer del ómnibus de la empresa Turil sufre de algún problema psiquiátrico e inventó la situación.

Por otro lado, según informó Subrayado y constató Montevideo Portal en base a fuentes policiales, sobre el hombre pesa una denuncia por violencia de género en un juzgado de Las Piedras.

En concreto, sobre él pesa una denuncia emitida por su pareja. Es que este lunes le hizo unas 100 llamadas y videollamadas y le envió unos 76 mensajes de audio insultándola y acusándola de que se encontraba haciendo una orgía en la casa.

Además, en las videollamadas le manifestó que veía a un hombre pelado con remera roja junto a ella, el cual no existía.

La mujer expresó que el hombre tomaba ansiolíticos y antidepresivos, pero hace unos meses no ve que los tome ni que concurra a consulta psiquiátrica.

Tras la denuncia, la jueza del caso dispuso una pericia psiquiátrica para ambos y peritaje de celulares.

Además, dictó el retiro del hogar del denunciado y prohibiciones por 120 días con radio de exclusión de 500 metros con custodia policial para la víctima.

Fuente: Montevideo Portal

Comenta