Cercan casa del “Buñuelo” a la espera de fallo de la Suprema Corte de Justicia

Un ostensible operativo policial se desplegó anoche en torno a la vivienda del “Buñuelo”, señalado como cabecilla de una de las tres bandas de narcotraficantes que operan en el barrio Rodríguez Barrios de San Carlos, quien se libró de la prisión gracias a un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Código de Proceso Penal.




La fiscal Patricia Rodríguez había pedido 120 días de prisión preventiva contra el “Buñuelo”, detenido por la Policía de Maldonado tras una serie de allanamientos en el barrio carolino, para “evitar el entorpecimiento de investigación” dado que “el imputado puede obstaculizarla mediante la destrucción, modificación, ocultación o falsificación de elementos probatorios”.

La fiscalía divulgó ayer detalles de su actuación y de las evidencias reunidas para solicitar la prisión preventiva del sujeto, y entre ellos hay algunos hechos que llaman la atención.

Por ejemplo, que el “Buñuelo” cobra una pensión del BPS.

Cada mes, el Estado uruguayo le paga $ 10.000 a este hombre de 29 años al que la Policía atribuye varios delitos graves en la ciudad de San Carlos.

Dos de sus hermanos fueron asesinados en el marco del enfrentamiento que se registra entre las bandas de narcos en los últimos meses. Uno de ellos fue ultimado en un establecimiento carcelario.

Cuando, tras ser arrestado, le preguntaron qué hacía para vivir, el “Buñuelo” respondió que criaba chanchos y hacía changas con un carro tirado por caballos. Sin embargo, los policías que el lunes allanaron su casa no encontraron carros ni caballos. Tampoco había carteles que promocionaran sus servicios. Eso sí, había tres automóviles en la puerta de su casa.

Fuentes de la investigación policial señalaron que la flota de vehículos con que cuenta el hombre tiene un valor superior a los US$ 100.000. “Ese capital no se consigue haciendo fletes ni criando chanchos”, dijo un oficial de la Policía.



En cambio, se encontraron estupefacientes escondidos en pozos muy cerca de la casa. Había diversas cantidades de cocaína, marihuana y pasta base. También había dinero en efectivo. Todo estaba escondido y enterrado. En uno de los pozos se encontró un bollón grande con 448 dosis de cocaína. La investigación pudo establecer que el hombre vendía a $ 500 el gramo de cocaína, a $ 50 la “piedrita” de marihuana y a $ 100 la dosis de “merca cocinada”, según indicó la fiscal Patricia Rodríguez.

En su pedido de formalización, destacó que “nos enfrentamos a un proceso que investiga aspectos delicados y sensibles que tienen lugar en una ciudad pequeña”. Recordó que fue necesario contar con “testigos de identidad reservada, al existir un constatado peligro grave” para ellos.

Recurso.
El “Buñuelo” cuenta con la defensa de dos abogadas: Gabriela Gómez y Ana Audiffred. Ambas presentaron el martes un recurso de inconstitucionalidad contra varios artículos del nuevo Código del Proceso Penal (CPP). El recurso determinó que el juez Vital Rodríguez ordenara la suspensión del proceso y la inmediata liberación del imputado.

Ahora la Suprema Corte de Justicia se encuentra analizando el recurso. Es el octavo caso de este tipo que tiene a estudio la corporación. Cuatro recursos fueron presentados en los últimos meses de 2017 (uno de ellos fue desestimado) y otros cuatro en lo que va del 2018.




No hay un plazo establecido para resolver. De acuerdo con las estadísticas oficiales, la Suprema Corte se toma seis meses en promedio para estudiar cada pedido.

Hay excepciones. La Corte se expidió con rapidez en relación con un crimen en Paysandú ocurrido el día 27 de noviembre de 2017, cuando un adolescente mató a puñaladas a un joven de 21 años. El día 29 se presentó el recurso, que liberó al responsable del homicidio, y siete días después llegó la respuesta de la SCJ, en contra del recurso.

El “Buñuelo”, pese a no tener ninguna restricción por orden judicial, se encuentra en su casa y no salió de ella desde el mismo momento en que fue liberado en la audiencia de referencia del pasado martes.

“Ni siquiera tiene un celular porque la Policía todavía no se lo devolvió”, dijo su abogada Gabriela Gómez.

Pruebas “plantadas”.
Según la abogada, las pruebas presentadas en su contra “fueron plantadas, no por la Policía, sino por alguien que quiere perjudicar a su cliente”.

Gómez destacó que desde el encarcelamiento de otros dos sujetos acusados de liderar bandas de narcos, “la tranquilidad volvió al barrio Rodríguez Barrios”.




Los dos sujetos encarcelados aseguran que tienen cuentas para facturarle al “Buñuelo”. Uno de ellos cree que él es el responsable del asesinato de un ladero, conocido con el alias de el “Carretilla”, quien fue asesinado de siete disparos por personas que presuntamente responden al “Buñuelo”.

Despliegue de seguridad
En la noche del miércoles fue baleado un patrullero que pasaba por la cuadra donde vive el “Buñuelo”. El incidente fue en la esquina de Joaquín Suárez y Dr. Lustemberg, en el barrio Rodríguez Barrios de San Carlos. El disparo alcanzó la puerta del conductor, según la Policía. Mientras tanto, la Jefatura de Policía de Maldonado, con su jefe Erode Ruiz a la cabeza, resolvió un despliegue policial importante en la zona.

Motos, patrulleros y personal pie a tierra realizaron una operación de control de la zona en la tarde y noche de ayer. Como en otras ocasiones, la Intendencia de Maldonado aportó personal de Tránsito para colaborar con el operativo.

Fuente: El País

Comenta

Recomendado.