BCU presupuestó $ 800 mil para imprimir libros que luego descartó

El Banco Central tenía previsto imprimir en formato de libro las investigaciones sobre su historia que encargó a un costo de más de US$ 60.000 a dos equipos de académicos, uno de la Universidad ORT y otro de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República.



Según se desprende de documentos del propio banco a los que tuvo acceso El Observador, el Banco Central había presupuestado y aprobado un gasto de $ 800.000 para imprimir ambos libros.

Las investigaciones finalmente no fueron impresas como libros ni transformadas en libros digitales. Solo se escanearon sus hojas, en uno de los casos sin siquiera carátula y título y en el otro solo parcialmente, y se colocaron en un lugar recóndito y de difícil localización en la página web del Banco Central.

Integrantes de ambos equipos manifestaron su disgusto con el modo en que el Banco Central trató sus obras. El equipo de ORT pidió que se le permita publicar el libro por su cuenta y a su costo, pero el Banco Central no lo permitió.

El Banco Central, a través de su departamento de comunicación, dijo a El Observador que no existió ninguna insatisfacción con las investigaciones, que en la licitación no se habla de publicar un libro sino de realizar un documento de investigación y que el banco divulgó ambas investigaciones al colocarlas en su página web.


“Libro en papel o no libro en papel es algo que no estaba escrito”, dijo Bergara el viernes 8 en el programa Desayunos Informales de Teledoce, donde definió todo el episodio como una “anécdota”.

“Lo acordado es lo que está escrito en los contratos y lo que está en el llamado, que es divulgarlas”, sostuvo en referencia a las investigaciones. Y agregó que “en el mundo de hoy se divulga vía web”.

Sin embargo, el expediente N°2014-50-1-02867 del Banco Central, que reúne todo lo relativo al festejo del 50 aniversario de la institución deja en claro que se pensaba imprimir ambas investigaciones como libros.

Bajo el apartado titulado “Productos y actividades a desarrollar – 2016-2017”, en el folio 436 del expediente dice en forma textual: “Impresión de libros Historia del BCU e Historia del BCU en el contexto económico. En proceso durante 2016”.

En el folio siguiente, el 437, queda claro que esos dos libros a imprimir son las investigaciones de la Universidad ORT y la Facultad de Ciencias. Allí dice: “Calendario de Ejecución de actividades sin costo, con costos ya autorizados y/o a cargo de AE. Abril 2017. Documentos de investigación sobre la historia del BCU. Unidades indexadas 660.000 + 800.000 pesos de impresión. Universidad ORT, Universidad de la República”.



Las 660.000 unidades indexadas (unos US$ 72.000 al momento de la contratación de los equipos) es lo que se iba a pagar a los académicos por sus investigaciones. Luego se pagó un poco menos (unos US$ 63.000) ya que ambos equipos fueron multados por entregar tarde.

Como queda claro del expediente, se pensaban destinar $ 800.000 a transformar las investigaciones en libros impresos. Ambos folios pertenecen a un documento fechado en agosto de 2016.

El equipo de la Udelar estaba conformado por Silvana Harriett (su coordinadora, profesora de Historia), Adolfo Garcé (doctor en Ciencias Políticas), Milton Torrelli (economista) y Nicolás Pose (licenciado en Ciencias Políticas).

El de ORT era coordinado por Gabriel Oddone (economista y doctor en Historia Económica) y sus otros integrantes eran Julio De Brun (contador, economista, presidente del Banco Central entre 2002 y 2005), Juan Andrés Moraes (doctor en Ciencias Políticas), Ariel Banda (contador y economista, subgerente general del Banco Central entre 1993 y 1999) y Santiago Acerenza (estudiante de Economía).




De Brun declaró a El Observador que piensa que “que hay un tema de egos” de Bergara respecto al contenido del trabajo de su equipo. “Se deslizaron comentarios que me hacen pensar que ellos esperaban que se marcara que hubo un quiebre en la historia a partir de 2005. Pero en realidad ese quiebre no existió”.

A todo lujo
La situación con las investigaciones de la Udelar y ORT sobre el cincuentenario del Banco Central contrasta con un tercer libro, también hecho a propósito del mismo aniversario.

Se trata de “Centrales” un libro que el Banco Central editó en convenio con el sindicato bancario AEBU y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

“Centrales”, cuya idea y dirección estuvieron a cargo de Silvana Darré y Dina Yael, es un libro álbum que combina fotos antiguas de mujeres, niños y familias uruguayas con un glosario de términos económicos y financieros. Las imágenes y las definiciones, si bien en principio no tienen nada que ver unas con las otras, se combinan de un modo ingenioso, a veces de denuncia, en una especie de juego de guiñadas al lector.

“Nos desafió la idea de unir el glosario del banco con las imágenes de las mujeres”, dijo Carmen Beramendi, la directora de Flacso en Uruguay. “Se hicieron algunos ejemplares en papel, es una hermosa edición. Muchos se regalaron en la gala del Solís y unos pocos nos los quedamos nosotros”.




El libro incluye, además, media docena de artículos, uno de los cuales está escrito por el propio Mario Bergara. El presidente del BCU señala allí que gracias a la modificación de su Carta Orgánica en 2012, el Banco Central realiza hoy tareas de educación económica y financiera. Y destaca programas educativos que hoy la institución que preside realiza en escuelas y liceos, así como con docentes. Bergara también escribió el prólogo de “Centrales”. Allí califica el libro como “audaz” y destaca que en los “últimos años” el Banco Central ha integrado una “perspectiva de género”.

A diferencia de las más exhaustivas investigaciones de la Facultad de Ciencias y la Universidad ORT, “Centrales” está mucho más destacado entre las publicaciones del 50 aniversario del Banco Central y tiene un diseño muy cuidado.

Fuente: El Observador

Comenta
Loading...