Aumentan casos de internación por trastornos psiquiátricos en menores

MSP Psiquiatría niños y adolescentes

Las internaciones por trastornos psiquiátricos en niños y adolescentes han ido en aumento y los intentos de autoeliminación son las causas más comunes. El hospital Pereira Rossell no tiene las condiciones de seguridad necesarias para los casos más extremos y eso hace que se deban contratar el servicio de clínicas privadas.




Según los últimos datos recogidos, pertenecientes al año 2016, en Uruguay existe una prevalencia del 21,9% de problemas emocionales y comportamentales clínicos en menores. “Es una frecuencia muy alta”, dijo a ECOS la doctora Gabriela Garrido, encargada del área de psiquiatría infantil y adolescente del Pereira Rossell.

Según la experta, los cambios sociales y culturales a nivel mundial hacen que las enfermedades se modifiquen y Uruguay no está ajeno a eso. En el mundo se está dando un crecimiento de las patologías psiquiátricas. “Se mejoran muchos problemas de salud, pero surgen otros. Hemos mejorado muchísimo con los problemas infectocontagiosos, pero las enfermedades de salud mental son temas emergentes”, indicó.

Garrido asumió la dirección en 2017 pero trabaja en el área desde la década del 90. En todos estos años ha visto el crecimiento de las consultas y de las internaciones de los niños y adolescentes.

El aumento de la violencia en la sociedad hace que la misma se vea reflejada en los comportamientos de los más chicos. “El 50% de los problemas de los adultos se inician en la infancia”, precisó la doctora.

“La internación de estas patologías era la excepción en otras épocas. Pero los niveles de autoagresividad o el riesgo de ella hace que se hayan incrementado”, expresó.

A principios de marzo, el diputado nacionalista Martín Lema, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, solicitó información sobre el aumento de las contrataciones por internaciones psiquiátricas de menores de edad a la empresa API S.A.

Según la información del legislador, que luego pudo corroborar, en el año 2013 se le pagó $ 11 millones, mientras que en 2017 lo percibido alcanzó los 36 millones de pesos.

Entre las respuestas dadas por la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) se mencionó que ese aumento se daba por el incremento de las patologías psiquiátricas en niños y adolescentes. Eso dejó al desnudo problemas en la atención en el hospital público.

Según indicó Garrido, se deben contratar clínicas privadas para la internación de los menores de edad porque en el hospital no se cuenta con los sistemas de seguridad necesarios. Los pacientes con trastornos psiquiátricos generalmente son hospitalizados en las salas regulares del nosocomio infantil.

“El principal motivo por el que ingresan los pacientes es el intento de autoeliminación”, indicó la psiquiatra. Eso significa un grado de agresividad importante hacia ellos mismos y hacia los demás. Por eso, los lugares de internación deben contar con las medidas de seguridad necesarias.



“Si bien contamos con un servicio de seguridad, este hospital es muy abierto, con muchas salidas y espacios amplios. Hasta hace poco tiempo no teníamos seguridad en las aberturas”, indicó. Por su parte, las clínicas privadas cuentan con seguridad exterior y algunas de ellas con monitoreo de los pacientes mediante sistemas de videovigilancia. Eso hace que deban contratar sus servicios.

Por año, en el Pereira Rossell se internan entre 600 y 700 pacientes con patologías psiquiátricas o que requieren la atención de un especialista en ese área. Según informó Garrido, son entre 20 y 30 los casos en los que los pacientes deben ser hospitalizados en clínicas privadas. “Eso no es una realidad solamente de ASSE, pasa con todos los prestadores de salud”.

Otro de los factores que influye es el tiempo de las internaciones. Las hospitalizaciones por trastornos psiquiátricos generalmente llevan más tiempo que las que lo son por otros temas sanitarios o quirúrgicos. En promedio, la internación dura entre 15 y 20 días. “Hay otros temas que entran en juego y son los pertenecientes al entorno del paciente, por ejemplo si no tiene familia o si la misma no puede atender sus solicitudes”, dijo Garrido.

Nueva Ley de Salud Mental

En el 2017 se aprobó la nueva Ley de Salud Mental. Garrido considera que es una modificación muy importante y coincide con muchos de los temas. “Era una ley de 1936 cuando no existía la declaración de los derechos humanos”.

Entre los cambios de la ley está que los pacientes con problemas de salud mental no sean internados en clínicas monovalentes como las que son contratadas por ASSE. Eso implicará que en poco tiempo los pacientes sean hospitalizados en los centro de salud regulares. “Estamos trabajando para contar con los sistemas necesarios para poder recibir a esos pacientes”, dijo Garrido.




Otro de los puntos de la nueva ley es que no existirá límite de tiempo en las internaciones. “Antes teníamos un máximo de 30 días y debíamos resolver el problema en ese tiempo sí o sí”.

Fuente: Eco Uy

Comenta