Argentino fue detenido con más de 40.000 dólares escondidos en los zapatos

Ruta del dinero K
Expertos creen difícil que se haya lavado el dinero con la compra de bienes inmuebles

En la mañana del jueves 9, un ciudadano argentino fue aprendido por la justicia del Puerto de Colonia. El sospechoso llevaba 40 mil dólares escondidos en sus zapatos. Mientras el personal de Aduanas realizaba su estudio de vehículos y pasajeros que ingresaban al país, se vieron atraídos por su peculiar forma de caminar.

El personaje fue invocado a un recinto alejado con el propósito de prevenir ciertos riesgos. Los oficiales le realizaron un estudio intensivo, determinado que contaba con divisas extranjeras en sus calzados.

El informe migratorio indicaba que esta era la novena ocasión que ingresaba al país, sólo en el mes de diciembre. Eliana Travers, característica fiscal de Colonia, intervino en la participación de la jueza de ferie, Nicole Sturia. Se optó por informar a la Unidad de Información y Análisis Financiero del Banco Centran en consecuencia al lavado de activos y la incautación total del dinero.

Es importante determinar cuál ha sido el origen del dinero y por qué razón decidió introducirlo de forma escondida dentro del país.

Es evidente que cuando un visitante no declara, y en peores condiciones, ingresa una cantidad monetaria muy considerable, se debe a motivos de lavado de dinero.

Dentro de este esquema se debe determinar el origen, en caso de que no haya deseado pagar una cifra por la introducción montería. De todas maneras, esto quedará dentro del conjunto de probabilidades.

Mientras más se averigüe, más hipótesis pueden surgir dentro de este ámbito. Es preciso que se hagan estudios completos que únicamente derivarían del testimonio –y posterior confirmación- del individuo.

Asimismo, no es de extrañar que se tome en consideración probables nexos con alguna organización criminal. Esto se ha venido haciendo en los últimos años, en vista a la incursión de una amplia variedad de las mismas dentro del territorio uruguayo.

Los cuerpos policiales trabajan fuertemente en esta dirección. He aquí el motivo incesante de descubrir el origen de los mismos.

Comenta