Abuso de una niña destapó tres casos más en Río Branco

Abuso Sexual

El 8 de mayo, Juana (nombre ficticio) llegó a su escuela en Río Branco y le dijo a la secretaria de la institución que su padrastro le decía y mostraba “cosas feas”.



Su relato permitió destapar otros tres casos de abusos ocurridos hace 15 años, protagonizados por el hombre de 38 años, al que se le dispusieron 120 días de prisión preventiva mientras se llevan adelante las investigaciones.

En el testimonio de Juana confluye un denominador común que está en todas las historias de las demás niñas; “un lazo estrecho con el denunciado, por ser hijas de las parejas con las cuales convivía el mismo o ser familiares directos de sus parejas”, según señala la fiscal del caso Bettina Ramos.

La pequeña de once años fue sometida por su padrastro, desde los seis, cuando su madre no se encontraba presente y señaló que este “le exhibía videos pornográficos además de intentar mantener relaciones sexuales con ella”. No le había dicho nada a su madre “porque tenía miedo que no le creyera” y a su padre por temor a que cometiera “alguna locura”.


Tras ser vista por la médica forense, quien “conoce al imputado desde hace muchos años”, se determinó que si bien no hubo penetración, el imputado tocó a la menor y le solicitó que le hiciera lo mismo.

La doctora, además, recordó que hace más de 15 años “perició como forense a una niña de igual edad” a la de Juana luego de que sus padres denunciaran al ahora imputado, quien era cuñado de la pequeña y pareja de su hermana, con quien tuvo tres hijos. Esa niña describió “una situación idéntica” a la narrada por Juana.

Esa niña, ahora mujer, declaró ante la Fiscalía y dijo: “por fin la Justicia se acordó de mí”. Además, rectificó el modus operandi del hombre y “relató que desde los seis años hasta los trece fue abusada sexualmente por quien en ese entonces era su cuñado”.



“También relató que ante la solicitud de mantener relaciones sexuales, ella se asustó, se lo comentó a una amiga y con la madre de esta última, informaron la situación a la familia”, agrega.

La familia de la joven le llegó a decir “que si continuaba con la denuncia su sobrino de tan solo tres meses se iba a quedar sin su padre”. “Luego de tantos años, en que la víctima no recibió respuesta ni familiar, ni institucional ni judicial, la misma se presentó ante fiscalía con un relato muy claro y contundente que aportan datos sobre el perfil del denunciado”.




La doctora recordó el peritaje a dos niñas más entre el caso de la cuñada del imputado y Juana, quienes también dijeron haber sido abusadas de la misma forma por el hombre.

“Las niñas quedaban solas a cargo del hombre ya que por su socialidad y modo de ser no generaba desconfianza en las personas que lo rodeaban”, explica la fiscal.

Fuente: Telenoche

Comenta

Recomendado.