180 días de prisión cautelar para joven que quiso matar a su madre

Patrullero Uruguay

Una mujer de 60 años, de iniciales M.E.J., se debate a estas horas entre la vida y la muerte, internada en un CTI de un centro asistencial en Cerro Largo. Fue golpeada en la cabeza por un adoquín de 19 centímetros por doce y más de dos kilos y medio de peso. Fue atacada en su casa. El agresor es su propio hijo, de 19 años, a quien la Justicia decretó 180 días de prisión preventiva, que habían sido pedidos por la fiscal Adriana Cruz. El cargo es un homicidio especialmente agravado en grado de tentativa.

Todo ocurrió en la madrugada del 12 de agosto, en Melo. El imputado, J.L.G.J., es un joven desocupado -ante la Justicia dijo hacer “changas” que no supo precisar- que estaba en situación de calle y tenía problemas de adicción a las drogas. Su madre le había permitido quedarse a dormir en su casa.

A eso de las 3.00, este comenzó a insultar y amenazar a su madre. “Te voy a matar. De esta no te escapás”. El testimonio de D.J.A., hermano y vecino de la agredida, fue fundamental para esto.

De hecho, el hombre fue a la casa de al lado dos veces. En la primera, logró que su sobrino se alejara. En la segunda, alarmado por unos “quejidos” que escuchó, encontró a su hermana ensangrentada arriba de su cama. Intentó retener al joven pero este logró zafarse y fugar.

No había dudas que él había sido al agresor. Existían antecedentes. De hecho, el 11 de agosto, el día anterior, él le había aplicado un puñetazo a su madre. Ella ya no quería denunciarlo ni atenderse.

“¡Mataste a tu madre!”, le gritó el hombre. Dos jóvenes que estaban en una casa cercana escucharon eso y salieron a la calle, viendo al muchacho correr por la calle.

Ellas conocían al muchacho. Lo vieron rato después en la céntrica Plaza Constitución. Estaba “sentado y tranquilo como si nada hubiera pasado”, según consta en la petición de la fiscal Cruz. Le dijeron que se entregara y él volvió a huir. Al ver esto, ambas hicieron la denuncia policial.

La Policía lo encontró a dos cuadras del centro de Melo a las 4.45 del domingo. Todo transcurrió en menos de dos horas.

La cercanía de la frontera con Brasil -unos 60 kilómetros- fue otro de los motivos esgrimidos para la medida cautelar solicitada.

Consultada por ECOS, la fiscal Cruz se excusó de dar más declaraciones, alegando que, dado el estado de la mujer agredida, la figura delictiva puede cambiarse.


Detienen a la líder de una banda que extorsiona a vecinos de Casavalle


Fuente: Ecos Uy

Comenta