Una bebé nació en un patrullero y los policías le eligieron el nombre

“Adentro de un patrullero sos un poco de todo, policía, psicólogo, enfermero, médico, tenés que adaptarte a todo”, dice Florencia Larrama a ECOS.




Florencia es policía y junto a su compañero Robinson Lima recibieron el llamado de una mujer de La Unión. Al llegar se encontraron con una joven de 22 años embarazada a término.

“Nos subimos al móvil y en el camino al Hospital Pereira Rossell la chica nos dice que su bebé ya estaba saliendo. Yo me pasé para el asiento de atrás, agarré unos guantes que es lo único que tenemos para asistir en estos casos y le empecé a sacar la ropa mientras mi compañero seguía manejando. Cuando desvisto a la madre veo que el bebé ya tenía la cabecita asomando”, relata Florencia.

Los policías dudaron si parar y realizar el parto ahí o seguir camino, pero la duda encontró una solución intermedia.

“Había que resolver en segundos la situación y yo le decía a la chica que no parara de empujar y de respirar porque la niña tenía la cabecita afuera. Al Pereira no llegábamos entonces decidimos hacer una escala en el Hospital Pasteur. Fue llegar y ella estaba dando a luz en el móvil. Abrimos la puerta y la asistieron los médicos con una camilla en la puerta”, agrega.

Robinson no paró de manejar en todo el trayecto mientras veía por el espejo si alguna de las mujeres necesitaba ayuda.



“Yo estaba muy nervioso pero por suerte salió todo bien. Cuando llegamos y nos estaban esperando me quedé tranquilo. Ver después que la criatura estaba en óptimas condiciones fue un alivio”, dice.

Una vez que los médicos del Pasteur constataron que tanto la madre como la niña se encontraban en perfecto estado, ambas fueron trasladadas al Pereira Rossell donde los esperaba una habitación.

“Ahí fue lo más lindo porque la bebé ya estaba con su madre, las dos estaban bien y nos dieron la noticia de que querían que nosotros eligiéramos el nombre”.

Los efectivos bautizaron a la niña Jazmín Valentina, se tomaron una foto y decidieron dar descanso a los padres mientras organizaban una colecta entre varios funcionarios para hacerles un regalo.

Larrama ya sabe lo que es atender mujeres con embarazos a término aunque no siempre fue protagonista del final. “Me tocó tener que trabajar con mujeres que presentaban muchas contracciones y embarazadas hasta de mellizos, pero nunca presenciamos el embarazo. Por eso este fue tan especial. Robinson estaba más nervioso que el padre”, aclara a las risas.




El cierre de la tarde fue muy emotivo. “El padre de la niña no quería saber de nada con la policía pero cuando se enteró que la nena había nacido bien nos vino a abrazar. Sabemos que tuvimos un aporte grande en el nacimiento de Jazmín Valentina pero los médicos del Pasteur también nos dieron una mano impresionante al llegar a la puerta. Fue un trabajo de equipo”, cierra Larrama.

Fuente: Ecos Uy

Comenta
Loading...